La venganza de la novia – Leyenda de terror corta

Fui al bosque, quería paz, tranquilidad, encontrarme a mi mismo, despejar mi mente y recobrar mis fuerzas para seguir adelante. Aunque debo admitir que es raro ir acampar solo al bosque, pero eso a mi me revitalizaba.

No importaba, era mi lugar de escape desde siempre. Desde que era pequeño y mi padre me traía para pescar, o cuando venía a ver las estrellas, encender fogatas y contar historias con mis primos o amigos. En fin siempre lo frecuentaba, ayudaba a mi espíritu estar solo y lejos del resto del mundo.

fantasma de la novia

 

Pero el bosque ha cambiado, se siente extraño y diferente, no es el mismo que solía frecuentar. Los árboles parecían más grandes e intimidantes, el río era más caudaloso y circulaba con furia, escuchaba su fluir demencial y rápido. Tardé mucho tiempo en encender la fogata, y mantener viva la llama fue aún más difícil. A pesar del calor que emitía la fogata, hacia un frío glacial, temblaba de pies a cabeza, y no podía abrigarme ni con la chaqueta más gruesa que tenía.

De repente escuche un ruido, era una voz de mujer que tarareaba una hermosa melodía, que me hipnotizaba, en un instante no importó el frío, el miedo, el río, los árboles, no importó nada. Busque La dueña de esa voz, acompañado con la escasa luz que emitía la fogata. Una mujer se ocultaba tras un árbol, unos ojos miel centellaron, adornando un rostro pálido, rodeado de un cabello colorado que bailaba con el viento. Me acerqué lentamente, con precaución, preguntando quién era y qué necesitaba, la única respuesta que obtuve, fue su risa angelical y ese tararear hipnotizante.

Me fui acercando más y más, y note que esa mujer estaba herida, traía un vestido de novia, percudido, rasgado y manchado de tierra y sangre. Trate de ayudarla, pero ella salió corriendo. Temí que estuviera mal herida, salí inmediatamente tras de ella, para ofrecerle mi ayuda. Al parecer no me importó que estando mal herida, corriera tan rápido.

No sé cuánto corrí, cuando reaccione estaba en medio del bosque, inmerso en una penumbra absoluta, estaba lejos del campamento porque no podía divisar la luz que emitía la fogata. La voz celestial de la mujer, se escuchaba lejos, pero a la vez cerca. Se alejaba tanto que tan sólo se podía escuchar un breve susurro, inmediatamente se escuchaba tan cerca que taladraba mis oídos. Qué clase de broma era esa, la mujer en medio de la oscuridad se movía entre los matorrales, Me rozaba y se alejaba. Le reclame que me deje en paz y tan sólo escuchaba su risa burlona y suave.

– Tu eres como los demás- me recriminó.
– ¿Quiénes son los demas? – pregunte, sin saber a que se refería.
– Dijo que me tomaría como su esposa – su voz se diatorcionó -. Me engañó, jugó conmigo y el día de la boda, me humilló. Me vendió a sus amigos y ellos abusaron de mi – la vi acercarse a mi, su rostro pálido se puso frente al mío -. Eran guapos como tu. Lo recuerdo – Comenzó ha acariciar mi rostro, sentí sus manos frías y huesudas -. Todos ustedes merecen morir.
El cielo se puso más negro de lo que estaba, algunos rayos comenzaron a caer, al principio distanciados en tiempo unos de otros, luego más seguidos – pagarás por lo que has hecho.

Sin poderme defender fui atacado por la mujer, aquella dulzura que me cautivó se convertía en una dulce masacre. Sus cabellos rojos, se alargaron y como cadenas comenzaron a estrangularme, sus manos frías y huesudas me despedazaron la ropa y luego mi piel.

Golpeado logre salir del bosque, entre buscando paz, pero encontré una novia en guerra, dispuesta a acabar con todos los hombres que quieran entrar en el bosque que adoptó como hogar, cuando unos hombres malvados la dejaron abandonada a su suerte, ella había muerto sola, incapaz de buscar ayuda en aquel solitario lugar. Antes de morir juró vengarse de cuanto hombre, que entre en el lugar, haciéndoles pasar los peores castigos.

Ningún hombre muere a causa de esa mujer, pero sale lo suficientemente herido, mental y físicamente, como para no querer vivir más. Esta es mi historia, tengo pesadillas, alucinaciones y mi espíritu ha sido abatido y destruido para siempre.

Mas leyendas como esta aquí: www.leyendasdeterror.pro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *